¡Dejemos a los colaboradores descansar!

blog-dejemos-descansar

De primera entrada el título del artículo es un poco contradictorio, dado que la idea convencional de las oficinas nos indicaba que las personas que se sentaban en su puesto de trabajo por 9 o más horas seguidas, sin siquiera moverse del escritorio eran las más productivas y comprometidas con la empresa por todo lo que entregaban en sus labores diarias.

Pero puede que esto no sea una verdad universal y que durante años se ha exigido a los colaboradores a estar en ambientes que promueven el estrés laboral, la fatiga y posiblemente la falta de retención del personal, al no crear los ambientes propicios para que ellos puedan potenciar sus habilidades, desarrollar su creatividad y crear mejores relaciones con sus compañeros de trabajo.

Y es bajo este contexto que actualmente las salas de descanso vienen a generar una revolución en el espacio físico de las empresas, en la distribución de los tiempos laborales e inclusive en la dinámica de las reuniones de equipo al implantar un espacio donde el ocio, de forma contradictoria pero muy efectiva, se convierte en el principal aliado de la productividad.

La base de las áreas de descanso o “resting rooms” es la creación de bienestar por medio de espacios físicos dedicados a la comodidad y el esparcimiento que permiten al colaborador descansar o por lo menos recargar pilas gracias a un mobiliario adecuado, alta atención a los detalles, iluminación cálida y un entorno amigable, que puede verse materializado en zonas como “fun rooms” donde existan dardos o futbolines, áreas de soft seating con sillería o sofás que promuevan la comodidad, o inclusive “work cafés”.

Este tipo de áreas tiene beneficios palpables para la productividad de las personas que laboran en las oficinas donde se encuentran, el primero de ellos y que se puede considerar como una de las bases de la productividad es la socialización, gracias a que la convivencia fomenta el espíritu de equipo, hace que los compañeros se conozcan mejor y consideren que las tareas se trabajan con la ayuda de todos. Inclusive permite que reuniones más informales o que requieren de creatividad se puedan desarrollar en ambientes más distendidos y relajados, fomentando la concentración en la tarea desde un punto de vista activo y liberando las salas más formales para los eventos que así lo requieran.

El diseño de estas áreas de descanso debe ser lo suficientemente funcional para servir de área privada para un momento personal, o para alentar al trabajo en equipo, así que su mobiliario debe ser diverso para tal función, como la presencia de juegos para la recuperación pasiva o mobiliario de descanso que permita la recuperación pasiva. Aspectos como los materiales, los colores, y las formas también aportan a la calidez de la sala, para así convertirla en un lugar cómodo y eficiente.

Por último, no está de más recordar que, más allá de su diseño; el objetivo de la sala de descanso es potenciar las relaciones y aumentar el bienestar de los colaboradores, lo que al final se traduce en un aumento de la productividad y en el éxito general de la empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Entradas recientes

Ir arriba